Mundo

El ingrediente del Red Bull que podría ayudarte a mantenerte joven

La taurina, el ingrediente más conocido del Red Bull, ayuda a ralentizar el envejecimiento en ratones y monos. Ahora habría que comprobar si ocurre lo mismo en humanos.

Red Bull
Crédito: Jesper Beouwers (Unsplash)

Dicen que Red Bull te da alas. No sabemos si es verdad. De hecho, el poder energizante de la taurina, su ingrediente principal, no está demostrado con total evidencia científica. Lo que sí parece cada vez más claro es que, al menos en otros animales, esta sustancia tiene un papel interesante para ralentizar el envejecimiento. Es la conclusión de un estudio que se llevó a cabo este verano y que se encuentra a la espera de poder empezar ensayos clínicos con humanos.

En realidad, dicho estudio, realizado por científicos de la Universidad de Columbia, fue la continuación de otros muchos que han hecho intuir el papel de la taurina como tratamiento antienvejecimiento. Por un lado, existen estudios que demuestran que los niveles naturales de taurina en el organismo de los seres humanos disminuyen a medida que cumplen años. Y, por otro, también hay estudios en animales en los que se observa que los bajos niveles de esta sustancia aceleran el envejecimiento.

Por ese motivo, los autores de esta investigación, publicada en Science, probaron a suplementar con taurina a grupos de ratones y monos, para comprobar si, realmente, se observaban beneficios relacionados con el proceso de envejecimiento. Y así fue. Tanto unos como otros mejoraron notablemente en este aspecto. No es la fuente de la eterna juventud, ni nos hace retroceder en el tiempo; pero, al menos en estos animales, parece que les ayuda a envejecer un poquito más despacio.

Publicidad

¿Qué es la taurina?

A todos nos suena el nombre de la taurina por ser el ingrediente principal del Red Bull. Pero en realidad es una sustancia que se encuentra de forma natural en nuestro organismo, asociada a procesos como la producción de bilis, el equilibrio de líquidos, sales y minerales o la obtención de energía.

Se puede obtener mediante la alimentación, pues se encuentra sobre todo en la carne y el pescado. Y, por supuesto, en suplementos. 

Entre 1993 y 1998 se realizó un estudio de seguimiento de 30.000 personas a las que se consultó sobre varios de sus hábitos, incluida su alimentación y sus rutinas de ejercicio. Además, se midieron niveles de distintas sustancias en su organismo y se analizaron los parámetros que sirven como marcadores de envejecimiento. Así, se vieron dos datos interesantes en relación con la taurina. Por un lado, que las personas con niveles más altos de esta sustancia tenían niveles más bajos de inflamación y menos probabilidades de tener diabetes tipo 2, presión arterial alta o de ser obesas. Todo ello relacionado con el envejecimiento. Por otro lado, se vio que la práctica regular de ejercicio físico aumentaba los niveles de taurina.

La observación de estos beneficios habría dado muchas alas a la comercialización del Red Bull, que ya llevaba alrededor de una década en el mercado. Pero las cosas no son tan sencillas. Era necesario realizar más investigación. 

Un importante poder contra el envejecimiento

En este último estudio, se probó a suplementar con taurina a ratones y monos y comparar sus marcadores de envejecimiento con animales de la misma especie sin suplementar.

Se observaron beneficios en ambos animales. En los ratones, se observó un menor aumento de peso, un aumento de la densidad ósea, una mejora de la resistencia y la fuerza muscular, una reducción de la resistencia a la insulina, un mejor funcionamiento del sistema inmunitario y una vida útil un 10 % más larga. Esto, en el caso de los humanos, equivaldría a unos 8 años más con una buena calidad de vida, aproximadamente.

En cuanto a los monos, los que se suplementaron experimentaron beneficios como un menor aumento de peso, la reducción de los niveles de azúcar en ayunas o el aumento de la densidad ósea. Además, se observaron mejorías en la salud del hígado y el sistema inmunitario. 

pastilla para adelgazar, obesidad en ratones, grasa, shallow focus photo of white hamster
Que sea beneficioso en ratones no indica que también lo vaya a ser en humanos. Foto por Sandy Millar en Unsplash

No se trata de atiborrarse de Red Bull

Que una investigación muestre beneficios de la suplementación con una sustancia en ratones o monos no quiere decir que vaya a ocurrir lo mismo en humanos. Se intuye que podría ocurrir, pero no se puede saber con seguridad hasta que se compruebe.

Por eso, no podemos estar seguros de que la taurina ayude a ralentizar el envejecimiento en humanos. Pero, incluso si fuese así, tampoco significaría que haya que hartarse de beber Red Bull. De hecho, los propios autores de la investigación han insistido en comunicados y entrevistas en ese aspecto.

Es cierto que los niveles de taurina que se usaron en la suplementación están aceptados como seguros por las autoridades sanitarias. Igual que los del Red Bull. El problema es que esta bebida combina la taurina con otros ingredientes que pueden ser más peligrosos. 

Por un lado, está el problema de la cafeína. Es cierto que esta es una sustancia que aporta muchos beneficios a la salud, pero debe mantenerse dentro de unos niveles seguros. La autoridad europea de seguridad alimentaria, la EFSAestablece que la cantidad segura que puede consumir un ser humano es de unos 3 mg por kg al día para niños y adolescentes y de unos 5,7 mg por kg al día para adultos. 

Una lata de Red Bull tiene alrededor de 32 mg por cada 100 ml. Teniendo en cuenta que hay latas de 475 ml, estaríamos hablando de 152 mg en una sola ingesta. Sería demasiado para un niño. Para un adulto estaría bien a lo largo del día. Sin embargo, lo que se establece normalmente como seguro en una sola toma para adultos es equivalente a lo que deberían tomar a lo largo del día los niños. Es decir, 3 mg/kg. En este caso, aunque seguiría siendo seguro para adultos que pesen más de 50 kg, estaría muy en el límite. Si a eso le sumamos los casi 50 mg de azúcar que contiene una lata, estamos ante una bebida muy poco recomendable. Y, por supuesto, si alguien decide tomar dos latas, ya estaría cruzando lo peligroso. 

Entonces, ¿qué hacemos?

Si se llega a demostrar que la taurina es tan beneficiosa en humanos, podrían verse formas de suplementarla. Hasta entonces, el ejercicio siempre será una opción mil veces mejor que el Red Bull. Bien pensado, en cierto modo, el ejercicio sí que te da alas.

Hipertextual

Te puede interesar