Mundo

¿Mujeres u hombres? Parece que los perros tienen unos humanos favoritos

Puede que les gusten todos los humanos por igual, pero parece que, en lo que se refiere a escuchar, los perros prefieren a las mujeres, sobre todo cuando impostan voces chillonas

Seguro que alguna vez, al ver a una persona hablando con un perro usando una voz chillona, le has dicho eso de: “No le hables así, que es perro, no sordo”. Si no lo has pensado, la persona de la voz chillona eres tú. Pero, en realidad, parece que a los perros les gustan esas voces. Ya no por la intensidad, pero sí por el tono. Cuanto más agudo, mejor. Y, precisamente por eso, escuchan con más atención cuando las que hablan son mujeres.

Es la conclusión de un estudio publicado recientemente por científicos del Instituto de Neurociencia Cognitiva y Psicología y la Universidad Eötvös Loránd, de Hungría. Sus autores no son los primeros en investigar en esta área. No obstante, han ido mucho más allá de lo que llegaron a analizar otros estudios sobre la atención de los perros a las voces humanas.

Ya se ha visto que los bebés humanos prestan más atención a esas voces agudas que imitan la de un bebé. Es algo que se ha estudiado mucho más y que, en realidad, tiene sentido, pues la voz a la que más expuestos estuvieron en el útero fue la de su madre. Por eso, una voz aguda y cercana es lo que les resulta más reconfortante. Ahora bien, los perros escuchan, como mucho, los ladridos de sus madres. Pueden oír voces humanas, lógicamente, pero estas pueden ser indistintamente de hombre o de mujer y, aun así, todos coinciden en prestar más atención a las voces de estas últimas. Estos científicos querían confirmar que realmente hay una preferencia hacia las voces de mujeres y, además, averiguar cuál es el motivo. Como adelanto, para esto último no tienen una respuesta definitiva, pero sí dos hipótesis interesantes.

Publicidad

Buscando preferencias en el cerebro

Para la realización de este estudio, sus autores reunieron a 19 perros, de 8 razas diferentes, con edades comprendidas entre los 2 y los 10 años.

Todos se introdujeron en máquinas de resonancia magnética funcional para analizar la actividad de su cerebro mientras escuchaban tres tipos de conversaciones, todas ellas de adultos, pero con distintos receptores del mensaje. En la primera hablaban a perros, en la segunda a niños pequeños y, en la tercera, a otros humanos adultos. Unas veces hablaban hombres y, otras, mujeres.

Se vio que había una mayor actividad en la corteza auditiva de los perros cuando se usaba la típica voz aguda con la que hablamos a niños y mascotas. Pero, sobre todo, si la persona que hablaba era una mujer.

Más concretamente, el área que se activaba era una parte secundaria de la corteza auditiva, conocida como polo temporal. También se activó mucho un área entre el lóbulo temporal y los lóbulos frontal y parietal, llamada cisura de Silvio. Curiosamente, se ha visto que estas áreas se activan en los bebés cuando escuchan a otros bebés. Por lo tanto, además de recordarles a sus madres, hablar así a los niños pequeños es bueno, porque se sienten seguros, con otras personas como ellos. El problema es que, de nuevo, esto en los perros no tiene sentido, ya que no les hablamos como otros perros.

leche materna
Los bebés humanos también prefieren las voces más agudas de las mujeres. Crédito: Anna Tablas (Unsplash)

¿Por qué a los perros les gustan las mujeres?

Vale, no les gustan las mujeres, pero sí sus voces. Eso parece claro y los autores tienen varias hipótesis. Es cierto que podria ser que las mujeres tengan una mayor preferencia por impostar esta voz de bebé cuando hablan con ellos, pero eso seguiría sin explicar por qué los perros prestan más atención a esa voz de bebé.

Las hipótesis que responden a esta cuestión son dos. Por un lado, si retrocedemos en el árbol filogenético de las diferentes especies, veremos que hay un punto en el que todos los mamíferos se cruzan, con un ancestro común. Podría ser que ese ancestro común, o alguno inmediato en el que perros y humanos aún no se hubiesen separado, tuviese alguna preferencia por los tonos agudos. Esto acabaría con las hipótesis existentes sobre bebés, pero podría tener sentido.

En cuanto a la segunda hipótesis, los autores de este estudio opinan que podría tener que ver con la domesticación del lobo. Ya sabemos que los perros actuales evolucionaron desde los lobos que fueron domesticados por nuestros antepasados. Y, quizás, en ese proceso de domesticación, desarrollaron una mayor predisposición a escuchar las voces de los humanos que les rodeaban, incluyendo cuando los vocablos eran más agudos. Esto se apoya en que se ha visto que los lobos actuales escuchan con más atención los tonos más graves, al contrario que los perros. Pero habría lagunas con respecto a por qué prefieren a las mujeres. ¿Acaso eran ellas las que domesticaron a los primeros lobos? No lo sabemos.

Hay mucho que no sabemos y habrá que seguir estudiando al respecto. De hecho, estos científicos han reconocido en Science Alert que su estudio tiene dos grandes limitaciones. Por un lado, el bajo número de perros que intervinieron en él. Y, por otro, que no tuvieron constancia sobre el género de los amigos humanos de estos perros. Es decir, si estaban tutorizados por mujeres o por hombres. Quizás esto podría influirles, simplemente por costumbre.

Aun así, solo con base en la observación, parece que las voces femeninas les gustan más. Al menos les prestan más atención.

Hipertextual

Te puede interesar