Estilo de vida

¿Por qué los chicos deben usar anteojos?

La presencia de hipermetropía, miopía y/o astigmatismo no es suficiente para recetar corrección a los más pequeños. Según un oftalmólogo, se debe respetar el proceso normal de emetropización y conocer cuando es correcto su uso.

ESTILO DE VIDA: 18 de noviembre 2021

El examen de la refracción es el eje principal de la consulta oftalmológica infantil. (Foto: Adobe Stock)
El examen de la refracción es el eje principal de la consulta oftalmológica infantil. (Foto: Adobe Stock)

La prevalencia en el mundo de los errores refractivos sin corregir son la primera causa de baja visón y la segunda de ceguera. La corrección con los anteojos apropiados es una de las intervenciones con mejor costo-beneficio en la salud ocular.

“Los bebés nacen con capacidades visuales básicas que requieren una experiencia visual temprana normal para alcanzar los niveles óptimos de funcionamiento”, explica Leonardo Fernández Irigaray (M.N. 86.779), médico oftalmólogo y miembro titular de la Sociedad Argentina de Oftalmología Infantil. En ese sentido, el especialista puntualizó: “El examen de la refracción es el eje principal de la consulta oftalmológica infantil que le permitirá mejorar su calidad de vida, fortalecer su desarrollo intelectual y social. La detección precoz de un déficit visual en los niños nos permitirá su rehabilitación parcial o completa y el tiempo juega un rol fundamental. Por tal motivo, una correcta prescripción es mucho más que una receta de anteojos”.

¿Por qué los chicos deben usar anteojos?

El desarrollo del ojo del niño y el calendario de controles visuales

El oftalmólogo precisó que hay un rápido crecimiento del ojo en los primeros años de la vida, conocido como proceso de emetropización. La refracción normal, dijo, varía según la edad ya que hay cambios desde el nacimiento de las estructuras ópticas del globo ocular: córnea, cristalino y largo axial.

Publicidad

Por su parte, la Sociedad Argentina de Oftalmología Infantil recomienda el siguiente calendario para realizar los controles visuales oportunos: en el recién nacido, a los seis meses, al año, a los tres años, a los cinco años y luego, anualmente.

“El examen de la agudeza visual se puede cuantificar en la etapa preverbal, a partir de los 4 meses, mediante el test de la mirada preferencial. Luego, en el niño que colabora con su palabra podremos cuantificarla mediante optotipos (dibujos), cuando adquiere el sentido de la lateralidad mediante la letra ´E´ en sus diferentes posiciones y en un escolar con letras o números. A cada edad existen valores de normalidad, pero la clave es descubrir si hay diferencia entre ambos ojos. Recordemos que siempre debemos conocer la visón monocular”, sostuvo el especialista.

Y añadió: “La evaluación de la refracción en los niños representa una capacidad que requiere práctica y paciencia. Es una ciencia que tiene mucho de arte. El secreto es una correcta cicloplejía y no solo la dilatación pupilar, mediante unas gotas que coloca el médico oftalmólogo. Podremos así descubrir si el paciente pediátrico es emétrope cuando no existe defecto de su refracción o presenta hipermetropíamiopía y/o astigmatismo”.

Es por lo anterior que Fernández Irigaray aconseja que, en equipo, se debe diagnosticar la ambliopía u ojo vago, que afecta entre un 2 a un 5% de la población en general y es la primera causa de déficit visual en menores de 45 años. Como expresara oportunamente la doctora Lydia Gurovich “se debe a una falta de consolidación de la agudeza visual consecutiva a la carencia de estímulos o a la presencia de estímulos inadecuados o insuficientes en el período crítico del desarrollo”. Es prevenible y/o tratable si se diagnostica correctamente.

¿Cuándo los chicos deben usar anteojos?

Para el oftalmólogo, los chicos deben usar anteojos cuando no logran ver objetivamente según el requerimiento a cada edad: “Es clara la diferencia, por ejemplo, entre un paciente de un año con su mundo cercano o un chico de seis años que ya está escolarizado”, explicó.

En esa misma línea, aclaró: “Si en una consulta oftalmológica infantil se diagnostica una baja agudeza visual de ambos ojos podremos estar frente a una ametropía bilateral y si se descubre que un ojo ve menos que el otro ante una ambliopía por anisometropía. En ambos casos también se deberá usar anteojos”.

En tanto, un chico que presenta estrabismo -sostuvo- desvía sus ojos hacia la nariz. “A este estado se lo denominada esotropía”, lanzó. Y agregó: “Podemos estar ante la presencia de un estrabismo con componente acomodativo. En estos casos también será correcto el uso de anteojos ya que, con la corrección óptica, puede corregir de manera parcial o total dicha patología”.

Según el especialista, los anteojos para deportes -como el uso de filtros adecuados-, tienen sus indicaciones precisas que deben ser conversadas de manera personalizada con cada familia. “Recordemos que la detección y el uso de anteojos apropiados deberá ser una oportunidad compartida entre los padres, médicos pediatras, docentes y el médico oftalmólogo infantil para lograr juntos un correcto desarrollo visual en los más pequeños. Comunicar para la prevención es nuestro rol médico-docente”, concluyó.

TN

Tambien te puede interesar

7 tipos de planchas que aplanan el abdomen y ayudan a trabajar la fuerza en brazos y piernas

Yacuiba Digital

Alimentación y descanso: 10 recetas livianas para dormir mejor, según los expertos

Yacuiba Digital

“¡Cuidado, te vas a caer!” y otras frases de los padres que impactan en el desarrollo de sus hijos

Yacuiba Digital