Entretenimiento

Leer y comprender: ¿Qué es más importante entender el funcionamiento de las partes de la oración o interpretar el sentido del texto?

El gobierno español tomó la decisión de quitarle horas a la práctica del análisis sintáctico para promover la lectura y la expresión oral.

ENTRETENIMIENTO: 15 de noviembre 2021

Leer y comprender: ¿Qué es más importante entender el funcionamiento de las partes de la oración o interpretar el sentido del texto?

Una nota publicada esta semana en el diario El País da cuenta del proyecto educativo previsto en España. El Ministerio de Educación quiere reforzar la comprensión lectora y la expresión oral y escrita y quitarle peso al análisis de oraciones que es uno de los principales ejercicios en la clase de Lengua.

La preocupación de la comunidad educativa española reside en la dificultad de los estudiantes a la hora de leer en voz alta, comprender el sentido de oraciones y párrafos y expresar oralmente los conceptos. “Venimos de una tradición que ha reservado al análisis sintáctico un lugar hegemónico, dominado por rutinas de clasificación, etiquetaje y procedimiento. Horas y más horas de práctica en las que el análisis y sus convenciones se convierten en un fin en sí mismo”, dice la profesora Rosa Linares.

Para qué sirve el análisis sintáctico

Es una pregunta que se repite. Muchos no entienden muy bien por qué le dedicamos tanto tiempo a dibujar cajas de distintos colores que encierran palabras que desempeñan distintas funciones.

Publicidad

El análisis sintáctico consiste en reflexionar sobre el engranaje de la lengua, y en resolver el enigma de ese engranaje. Es muy atractivo comprender esa trama interna, pero también es más mecánico que detenerse a identificar los conceptos y las relaciones de sentido de los textos.

Venimos de una tradición que ha reservado al análisis sintáctico un lugar hegemónico, dominado por rutinas de clasificación, etiquetaje y procedimiento.

La pregunta sería si los chicos llegan a captar estas funciones de cada parte de la oración, ¿lo entienden o repiten el molde? Según sus propias palabras, los alumnos no relacionan la sintaxis con la capacidad para expresarse o entender qué están leyendo. De hecho, hay chicos que se desempeñan muy bien en el análisis de oraciones y tienen mucha dificultad para leer en voz alta, entender lo que leen y redactar un texto.

Los españoles han detectado este inconveniente y han decidido tomar cartas en el asunto. “En los últimos años hemos aprendido mucho acerca de la complejidad del acto de leer, los diferentes obstáculos que encontramos en la comprensión de un texto y las estrategias que podemos desplegar para superarlos”, afirma la profesora Guadalupe Llover.

Conectores lógicos
Conectores lógicos

Leer, comprender y escribir

En ese título tan sencillo se resume el objetivo de la clase de lengua. Todos reconocemos la dificultad que implica la comprensión de texto. No estoy pensando en un texto literario o en un ensayo, quiero hacer foco en la lectura utilitaria: las instrucciones para desarrollar una tarea, las recomendaciones de prevención de una enfermedad o los requisitos para hacer un trámite. A eso le llamo lectura utilitaria, a la que necesitamos para llevar adelante la vida cotidiana.

Leé también: ¿Qué hay de nuevo en el diccionario?

En el acto de lectura y comprensión se ponen en juego operaciones complejas. Vamos a nombrar por lo menos tres básicas: entender cada palabra, captar las relaciones entre las distintas partes de la oración, identificar las relaciones lógicas entre las frases (causa, consecuencia, finalidad) que le dan coherencia al texto.

Consejos para comprender lo que leemos

En algunos casos no parece fácil simplificar en una lista lo que hay que hacer para obtener un resultado. Sin embargo en la tarea de leer y entender, hay muchos pasos que se dan por supuestos y en los que conviene insistir:

  • Elegir textos cortos con frases cortas que den indicaciones sobre algo: es bueno empezar por ahí para detectar la relación entre lo que leemos y lo que tenemos que hacer.
  • Identificar el párrafo y comprenderlo como unidad: el primer escalón es la palabra, pero lo ideal es entender que en cada oración hay una idea y de la suma de esas ideas separadas por punto seguido surge una unidad temática que es el párrafo. Desde el punto de vista visual, un texto está organizado por párrafos que se separan con un punto y aparte. Poder extraer una idea de un párrafo asegura tener una trama de conceptos al terminar el texto.
  • Mirar cómo se relacionan las oraciones: esto tienen que ver con los conectores que marcan el sentido de la frase que encabezan y su relación con la anterior. Si hay un “porque” estaremos expresando la causa de la frase anterior; si hay un “por lo tanto”, la consecuencia y si hay un “sin embargo” lo opuesto a lo que se ha expresado más arriba.
  • Hacerse preguntas: cuando terminamos de leer, es bueno hacernos preguntas para ver si podemos armar una red de conceptos para recordar y reproducir el contenido con palabras propias.
  • Leer mucho: no importa la “categoría” de lo que leamos, importa practicar mucho y adquirir el hábito de decodificar mensajes escritos. Muchas veces se oye “los chicos no leen”. No es así porque la mayoría de sus intercambios en redes los hacen con mensajes escritos que tienen que entender sin la ayuda de los elementos no verbales que participan de la comunicación interpersonal.

Los beneficios de leer bien

La lectura tiene consecuencias directas en la expresión oral. Leer permite grabar estructuras que podemos reemplear para expresarnos en situaciones similares. Una de las preocupaciones más importantes es la dificultad de los chicos para leer en voz alta y para exponer un tema oralmente. No es algo que tenga que ver con si estudiaron o no, es una muestra de la dificultad que implica expresar conceptos oralmente en lecciones, debates u opiniones escolares. A eso apunta la profesora Llover cuando se refiere a la importancia de la lectura como instrumento para la comunicación y no como fin en sí mismo: “Aprender a decir lo que queremos decir sin meter el dedo en el ojo al de enfrente; discrepar, o incluso quejarnos o protestar de manera constructiva y respetuosa con el interlocutor; aprender a resolver de manera dialogada los conflictos, etcétera”.

Problemas de países desarrollados, problemas de los países en desarrollo. Hay coincidencias y en gran medida el rasgo en común reside en haber advertido que para llegar a la redacción, aspirar a la literatura o exigir un razonamiento histórico siempre tenemos que partir del arte de combinar las palabras para comprender y lograr que nos comprendan.

TN

Tambien te puede interesar

Cansado de no recibir respuesta, Rod Stewart arregla un camino con sus propias manos

Yacuiba Digital

Brad Pitt y Bad Bunny protagonizan una pelea a muerte en la nueva película “Bullet Train”

Yacuiba Digital

Ben Affleck confesó que filmar la “Liga de la Justicia” fue la “peor experiencia” de su carrera

Yacuiba Digital