Nacionales

La odisea de Vitalii: escapó de la guerra en Ucrania, llegó a Argentina y con ayuda logró llegar a Bolivia en busca de un amigo

El hombre es un refugiado ucraniano que aterrizó en Argentina, pero quería llegar a Santa Cruz de la Sierra para reencontrarse con un amigo. Una pareja lo vio en la esquina de su casa pidiendo ayuda y lo acompañó en un tremendo viaje que tuvo final feliz.

Vitalii es ucraniano, escapó de la guerra y pidió ayuda en Argentina (Fotos: Gentileza Tomas Lifschitz)
Vitalii es ucraniano, escapó de la guerra y pidió ayuda en Argentina (Fotos: Gentileza Tomas Lifschitz)

Vitalii es un hombre que escapó de la guerra entre Ucrania y Rusia y terminó en Argentina tras un largo vuelo. ¿La razón por la que eligió este país como destino? “El pasaje estaba barato”, dijo.

El ucraniano era albañil y escapó de su país tras un fuerte bombardeo en su ciudad. Viajó con una mochila, una caña de pescar y un cartel en el que pedía ayuda.

El deseo de llegar a Bolivia para encontrarse con un amigo

Tras una semana perdido en el país, Vitalii se cruzó a Carla, una vecina del barrio de Villa Crespo que se interesó en su historia y, junto a su novio Tomás, lo acompañaron en una larga odisea que tuvo un final feliz.

Publicidad

“Vitalii no hablaba español ni inglés, pero pudimos entender que su deseo era ir hasta Bolivia, donde un amigo lo estaba esperando”, aseguró Carla en diálogo con TN.

Tras varios intentos en vano de contactar con la embajada, el consulado, cancillería y hasta la policía, los dos jóvenes porteños decidieron poner todos sus esfuerzos para ayudarlo. “En ese momento entendimos lo perdido que estaba. No tenía a nadie y no entendía nada. Teníamos que ayudarlo, como alguien ayudó a mis familiares en la Segunda Guerra Mundial”, confesó Tomás.

Vitalii y Tomás llegaron a la terminal en una carrera contrarreloj (Foto: Gentileza Tomas Lifschitz)
Vitalii y Tomás llegaron a la terminal en una carrera contrarreloj (Foto: Gentileza Tomas Lifschitz)

Primero, le dieron algo de comer. Luego, para poder comunicarse correctamente, recurrieron a un traductor online y llamaron a María, una mujer que habla español y ucraniano y había ayudado a Vitalii la semana anterior.

Inmediatamente, los cuatro se pusieron a buscar pasajes que lo acercaran a Santa Cruz de la Sierra, su destino final.

De esta forma, encontraron un boleto que valía 13 mil pesos y tardaba unas largas 40 horas de viaje en micro, pero había un problema: partía a las 17 desde Retiro y estaban en Drago y Lavalleja a las 15:59.

Vitalii estaba pidiendo ayuda en Drago y Lavalleja, en pleno Villa Crespo (Foto: Gentileza Tomas Lifschitz)
Vitalii estaba pidiendo ayuda en Drago y Lavalleja, en pleno Villa Crespo (Foto: Gentileza Tomas Lifschitz)

Rápidamente, agarraron comida y bebida para que Vitalii aguantara la eterna travesía y partieron -en el auto de Tomás- hacia la terminal de ómnibus. Ya eran las 16:08. Tenían 52 minutos para recorrer 70 cuadras y llegar a tiempo para comprar el pasaje y subirse al micro.

A las 16:47, tras atravesar el intenso tránsito de la ciudad, llegaron a Retiro. Fueron a comprar el boleto y surgió un nuevo inconveniente: era necesario presentar un pasaporte traducido a idioma español o inglés. Por suerte, lo dejaron subir con el que tenía en ucraniano.

Tomás tuvo que pagarle el ticket, ya que al extranjero no le alcanzaba con el dinero en efectivo que tenía. “Gracias, amigo”, le dijo Vitalii, tras darle un fuerte apretón de manos. Y esa fue la última vez que se vieron.

Vitalii llegó a Bolivia y vive con cuatro ucranianos

Sin embargo, Tomás y Clara querían asegurarse de que su nuevo amigo llegara sin problemas a Bolivia. Afortunadamente, antes de abandonar Retiro dieron con Jenni, una joven que viajaba a Bolivia, su país de origen, y que, luego de conocer la historia, decidió ayudar a Vitalii.

Jenni lo albergó en su casa, lo alimentó y lo conectó con la comunidad ucraniana de Bolivia. Incluso, en migraciones no quisieron dejarlo pasar y ella se hizo cargo de la situación. Sino, no iba a poder entrar al país”, aseguró Tomás a TN.

Vitalii junto a Tomás, uno de sus salvadores (Fotos: Gentileza Tomas Lifschitz)
Vitalii junto a Tomás, uno de sus salvadores (Fotos: Gentileza Tomas Lifschitz)

Finalmente, Vitalii logró reunirse con sus pares del país del este de Europa y en este momento está viviendo con cuatro de ellos en un departamento de Santa Cruz de la Sierra, donde se prepara para darle un nuevo comienzo a su vida.

tn

Tambien te puede interesar

Opositores ven ausencia de debate en la ALP y el MAS admite debilidad en socialización de leyes

Yacuiba Digital

Argentina pide compensación económica a Bolivia por incumplimiento en los envíos de gas natural

Yacuiba Digital

Evo dice que no conocía a Dávila y confiesa que tiene miedo que le «monten» casos de droga

Yacuiba Digital