Estilo de vida

La meditación y el yoga podrían mejorar el sistema inmunológico

La respuesta al estrés oxidativo, la desintoxicación y las vías de regulación del ciclo celular se equilibraron luego de un retiro espiritual de ocho días.

ESTILO DE VIDA

Prácticas de yoga y meditación mejoraron la función inmune. Foto; Yakobchuk Olena - stock.adobe.co
Prácticas de yoga y meditación mejoraron la función inmune. Foto; Yakobchuk Olena – stock.adobe.co

La meditación realizada a un nivel intenso podría aportar un impulso importante al funcionamiento interno del sistema inmunitario. El hallazgo sigue a un análisis de muestra de sangre que tomó instantáneas previas y posteriores a la meditación de la actividad genética entre más de 100 hombres y mujeres.

Las muestras de sangre de los participantes se recolectaron con cinco a ocho semanas de anticipación a un retiro espiritual, también se extrajeron justo antes y después de la experiencia, así como tres meses después.

El análisis genómico finalmente encontró que varias vías relacionadas con el sistema inmunológico y otras vías celulares se alteraron después del retiro de meditación. Sorprendentemente, encontraron una mayor actividad posterior al retiro en 220 genes directamente relacionados con la respuesta inmune.

Eso incluyó una mayor actividad en 68 genes asociados con la señalización de interferón, una parte clave de las respuestas antivirus y anticancerígenas del cuerpo. También establecieron que el sistema inmunológico mejorado después del retiro se debe principalmente a la meditación y no a la dieta, los patrones de sueño o las diferencias de género.

La meditación mejora el sistema inmunológico sin activar las señales inflamatorias. (Foto: Adobe Stock)
La meditación mejora el sistema inmunológico sin activar las señales inflamatorias. (Foto: Adobe Stock)

“El yoga y la meditación son disciplinas holísticas que integran métodos mentales y físicos para el bienestar humano”, aseguró el doctor Vijayendran Chandran de la Facultad de Medicina y el Instituto del Cerebro McKnight de la Universidad de Florida.

“Estas prácticas están creciendo en popularidad en todo el mundo, y según una reciente encuesta nacional de salud, el 14% de la población adulta de los Estados Unidos practicó yoga o meditación en el año anterior”, indicó.

Chandran, cuyas especialidades de investigación incluyen bioinformática y análisis de “big data”, tenía más de 70 millones de puntos de datos de las muestras de sangre. Como un detective de la policía que sigue un rastro de evidencia, Chandran dejó que los datos fueran su guía.

“Lo que encontramos fue que múltiples genes relacionados con el sistema inmunológico se activaron cuando se realizaron prácticas de Ingeniería Interna, que son programas de meditación y yoga que enfatizan el bienestar interior”, planteó Chandran que reveló que el retiro tenía el requisito de permanecer completamente en silencio durante 8 días, con más de 10 horas de meditación por día, una dieta vegana estricta y un ciclo regular de sueño-vigilia.

Se cree que los resultados son el primer estudio genómico integral de cómo la meditación afecta los procesos biológicos directamente involucrados en el desarrollo de la enfermedad. Las conclusiones fueron publicadas en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias de EE. UU.

Si bien los hallazgos dejan cuestiones abiertas, Chandran también admitió que los efectos beneficiosos de la actividad genética necesitan más estudio, incluida la replicación en un ensayo clínico aleatorizado.

Incluso podría ser útil determinar si un régimen de meditación menos intenso a largo plazo podría producir efectos beneficiosos similares en el sistema inmunológico.

TN

Tambien te puede interesar

Científicos determinaron que tres consejos simples ayudan a prevenir el cáncer

Yacuiba Digital

Guiso de arroz o más conocido como guiso Chapaco

Yacuiba Digital

Consejos para entrenar temprano y aprovechar el mejor momento del verano

Yacuiba Digital