Mundo

La mala costumbre de la impuntualidad y 10 cosas que puedes hacer para corregirla

Llegar tarde al trabajo, llegar tarde a las reuniones con los amigos, llegar tarde a las citas, todo lleva a lo mismo: ser visto como alguien poco fiable.

MUNDO: 24 de octubre 2021, 04:59hs

Al tener el hábito de la impuntualidad, la gente te mirará como si fueras desconsiderado (Imagen Pixabay).
Al tener el hábito de la impuntualidad, la gente te mirará como si fueras desconsiderado (Imagen Pixabay).

Seguramente estarás de acuerdo con esta afirmación: ser puntual es una señal de respeto y cortesía. Demuestra que tienes sentido de la responsabilidad y que te tomás en serio tus obligaciones. Aunque quizás no habías pensado en este aspecto: la puntualidad también refleja lo organizado y motivado que estás. Por lo que habla a las claras de tu compromiso profesional, responsabilidad y empatía con las demás personas.

Publicidad

Al tener el hábito de la impuntualidad, la gente te mirará como si fueras desconsiderado. Incluso pueden pensar que llegás tarde a todo. Si esto ocurre a menudo, puede dañar tu reputación y afectar tus relaciones con los demás.

Un comportamiento muy frecuente

La impuntualidad es un comportamiento nocivo que tienen muchas personas y consiste en transgredir permanentemente sus compromisos de llegar a tiempo a lo pactado; incluso cuando no existen motivos valederos para no cumplir lo acordado.

Publicidad

Ser puntual es una señal de respeto y cortesía.

Es también una manifestación de convivencia social muy dañina, que perjudica a todos: el que llega tarde recibe todo tipo de consecuencias y hasta castigos -como dejarlo fuera de un proyecto tentador-; y el puntual se siente estafado y abusado en su confianza, y que le faltan el respeto.

La gestión del tiempo es clave para superar la impuntualidad (Imagen Pixabay).
La gestión del tiempo es clave para superar la impuntualidad (Imagen Pixabay).

Si bien pueden existir situaciones extraordinarias en las que una persona no logra ser puntual, se considera un “comportamiento de impuntualidad” cuando es una constante, extendida en el tiempo, y que la persona inventa todo tipo de argucias y hasta mentiras inconsistentes, porque claramente sabe que está en falta.

Las excusas y los motivos

Por lo general, las personas caracterizadas como impuntuales dejan todo para último momento; no toman consciencia de lo perjudicial que es su conducta para el entorno; echan la culpa a sus ancestros -como si fuese un rasgo heredado-; se victimizan diciendo que tuvieron mucho que hacer; o, peor aún, se excusan diciendo “no es tan grave llegar 10 minutos tarde” ¿Te reconocés en algo de esto?

En muchos casos, apurados por las circunstancias, empiezan a inventar todo tipo de excusas y mentiras, que el tiempo mismo se encargará de develar, empeorando aún más su reputación.

Algunos posibles motivos adicionales son:

  • Autoestima baja: la persona piensa que no se notará su ausencia o que su aporte es de poco valor.
  • Puede haber sido una persona relegada o dejada de lado en la infancia y por esto considera que no vale el esfuerzo el cumplir sus acuerdos, ya que se siente que ha sido sometido por “el sistema social”.
  • No hace importante ni relevante los compromisos que asume.
  • Algo de egocentrismo: pensar que si llega tarde lo hará más importante ante los demás.
  • Rebeldía: se pelea con normas y quiere mostrar que no le importan las pautas y que vive de acuerdo a sus propias leyes.
  • Evita comunicarse claramente: por ejemplo, quien llega siempre tarde al trabajo puede estar ocultando algo mayor, como violencia familiar, o desgano laboral; aunque no se anima a expresarlo y lo traduce en impuntualidad.

¿Quiénes son más impuntuales: ellas o ellos?

Si hablamos de quiénes son más impuntuales entre hombres y mujeres, la estadística evidencia que se manifiesta en partes iguales.

En un estudio realizado por la Escuela de Negocios de la Universidad de Nueva York (EE.UU.) se concluyó en general que las personas impuntuales llegan tarde, por más que sean conscientes de que esa conducta tendrá consecuencias. La razón principal es que, en promedio, las personas en general suelen subestimar en un 40% menos cuánto tardarán en completar una tarea, lo que ya presupone un desfasaje importante en el manejo del tiempo para cumplir un acuerdo.

Las personas que se orientan a logros son más puntuales, mientras que los más relajados y tranquilos no tienen tanta consciencia de las ventajas de ser puntual. Es decir, para ellos es casi normal ser laxos en este aspecto.

Otro estudio de la Universidad Estatal de San Diego (también de EE.UU.) analizó el comportamiento de 181 operadores del metro de Nueva York y evaluó que las personas con tendencia a ser multitarea eran más impuntuales.

Los neurocientíficos afirmaron que hacer múltiples tareas hace que sea más complejo que el cerebro procese los mecanismos de la llamada metacognición, el conocimiento propio de lo que estás haciendo; por lo que se pierde un punto de vista de ciertas cosas, por ejemplo, la noción del horario.

Quiénes suelen ser los más puntuales

En el mismo estudio, se descubrió que las personas que se orientan a logros son más puntuales y precisos respecto a los resultados, mientras que los más relajados y tranquilos no tienen tanta consciencia de las ventajas de ser puntual. Es decir, para ellos es casi normal ser laxos en este aspecto.

El primer paso para dejar de ser impuntual es tomar conciencia del perjuicio que se genera (Imagen Pixabay).
El primer paso para dejar de ser impuntual es tomar conciencia del perjuicio que se genera (Imagen Pixabay).

Lo que también se sabe es que en la impuntualidad influyen distintos rasgos cognitivos (del conocimiento), experiencias, y, también, trastornos psicofísicos. Esto se debe a que el tiempo, como es algo subjetivo en cuanto a su apreciación, se procesa con variables internas y externas. Por eso la visión de gestión del tiempo cambia según la edad, la cultura, las experiencias de vida, la personalidad, el estado de ánimo del momento, fármacos que se puedan estar tomando, el clima externo y los entornos.

Incluso influye el tipo de educación recibida. Por ejemplo, en personas que han tenido una educación rígida se tiende a ser menos impuntual que aquellos que fueron educados sin considerar a la impuntualidad como un problema.

Lo cierto es que la impuntualidad afecta de múltiples formas, ya que socava dos componentes esenciales de las relaciones humanas: confianza y credibilidad.

El impacto de las redes sociales, la hiperconexión y el estrés

Otros factores que pueden influir en la impuntualidad son la sobreexposición a estímulos externos, como las redes sociales y estar conectados permanentemente, ya que producen distracciones y dan la sensación de que “todo lo importante pasa allí, en ese mundo virtual.”

Otra manifestación clara aparece en las grandes ciudades, donde toma mucho tiempo el desplazamiento de un lugar a otro. Y aquí los impuntuales encuentran la excusa justa.

De todas formas, desde el aspecto de la productividad, no hay nada que amerite ser impuntual, salvo casos muy excepcionales.

¿Y qué hay del estrés? Las personas muy estresadas tienen tendencia a ser más impuntuales. La sensación de no dar abasto con todo lo que quiere realizar una persona influye en el desenvolvimiento de la gestión del tiempo y de los compromisos, por lo que los afecta directamente en la productividad.

La contracara es el caso de personas muy exigentes: no se permiten ser impuntuales, y esto los lleva a programarse compromisos sin tomar el debido espacio entre uno y otro. Ahí aparece una falsa sensación de seguridad interna que les dice “podrás cumplir con todo”, cuando quizás no sea así.

Cómo afecta la impuntualidad a nuestra autoestima

La impuntualidad tiene un impacto directo en las relaciones y, por consecuencia, en la autoestima, ya que, por ejemplo, las personas se vuelven menos confiables para sus pares; son objetos de quejas, burlas y hasta son dejadas de lado por este rasgo recurrente de comportamiento. Esto los aísla y segrega.

En otro nivel, el impuntual manifiesta cierto desprecio por el tiempo de los demás; y hasta arrogancia por lo que interpreta como que “está en su derecho” el ser impuntual.

Si lo analizamos desde el ámbito laboral, llegar fuera de tiempo desanima y desmotiva a aquellos trabajadores más comprometidos con su horario y la empresa.

El momento de pedir ayuda por ser impuntual

En general, las personas impuntuales buscan asistencia recién cuando les afecta en vínculos personales o profesionales que les interesan. Por ejemplo, si han perdido vuelos por llegar tarde y se quedan sin viajar por trabajo o placer; o cuando han perdido relaciones que tenían potencial de prosperar y la otra parte los abandona por la impuntualidad.

Lee también

Positivismo tóxico: por qué ser optimista en extremo puede tener sus contras

Ante esto, es posible reeducar el comportamiento, de menor a mayor, para empezar a ajustar gradualmente esa actitud permanente y reemplazarla por un mejor sistema de organización y gestión del tiempo. Claro que estos pasos necesitan de la cooperación de la persona, empezando por hacerse cargo de la vida -que incluye su responsabilidad personal-, y de las consecuencias que trae aparejado su comportamiento.

Las 10 claves para corregir la impuntualidad

La mejor manera de dejar de ser impuntual es simplemente siguiendo estos consejos y practicándolos diariamente. Primero, tomá conciencia del perjuicio de faltar a tu compromiso de ser puntual; y luego, implementá estas estrategias:

  • Dividí las tareas en pequeñas porciones y registrá día y hora para que esté completo cada círculo de responsabilidad que tenés. Esto te ayudará a mantener el enfoque por partes, sin perder de vista el todo a cumplir.
  • Utilizá la visualización creativa. La técnica de visualizar internamente el proceso de las tareas ayuda a ordenar las ideas, a marcar la red de relaciones implicadas y la importancia que tenés en el proceso. De esta forma, esa imagen aparecerá mientras la ejecutás y estarás más atento para cumplir los plazos.
  • Hacé listas de tareas, acciones y proyectos. Priorizalas y pactá tus compromisos tomando en cuenta esa relevancia.
  • Si tenés una agenda llena de compromisos: empezá a agruparlos en ciertos bloques horarios de la semana, para tener más tiempo de tranquilidad y espacio. Por ejemplo, en mi labor como coach ejecutivo, enseño a los directivos a concentrar reuniones en dos o tres días para tener espacios para las demás cuestiones a atender.
  • Aprendé a delegar. No pretendas hacer todo, ya que no es humanamente posible. El llegar tarde muchas veces tiene que ver con la imposibilidad de soltar responsabilidades en otras personas. Recordá delegar en quienes confiás, supervisar -en vez de controlar-, establecer plazos de cumplimiento, y explicar claramente el propósito de para qué es importante que esa tarea se haga en tiempo y forma.
  • Utilizá herramientas tecnológicas a tu favor: por ejemplo, hay muchas reuniones innecesarias que pueden reemplazarse por una videoconferencia que ya están integradas en la rutina diaria. Otros meetings quizás no debieran existir y se solucionarían con una breve llamada telefónica o un e-mail. Imaginá todo el tiempo que ahorrarás. También hay muchas aplicaciones que trabajan colaborativamente para gestionar el tiempo en un equipo: buscá la que te resulte más amigable; e incluso, siempre podés acudir a la infalible agenda de papel.
Lee también

Los 30 superpiropos que suman, agregan valor y no ofenden a nadie

  • Renegociá si llegás tarde. Sin que se haga una costumbre, si sabés de antemano que no arribarás a tiempo, avisá o cambia la cita.
  • Utilizá al menos dos alertas/alarmas previas a cada compromiso. Programá tu móvil para que te avise desde la hora previa al menos dos veces, espaciadas y con suficiente tiempo para arribar puntual.
  • Tomá la norma de adelantar tu agenda de citas. Si sos impuntual, trabajá en no sobrecargarte hasta no regularizar esta tendencia nociva, y agendar siempre de 10 a 15 minutos antes las distintas citas. Si no lo hacés, los demás lo harán por vos: si te pillan que eres impuntual, te citarán siempre media hora antes.
  • Planificá más separado. No acumulés compromisos, sobre todo si tenés distancias que recorrer. Es preferible acomodar tu agenda que dejar plantadas a las personas, lo cual habla de que sos una persona poco confiable.

(*) Daniel Colombo es facilitador y máster coach ejecutivo especializado en alta gerencia, profesionales y equipos; mentor y comunicador profesional; conferencista internacional; autor de 31 libros. LinkedIn Top Voice América Latina. Coach certificado Miembro de John Maxwell Team. Twitter.

Publicidad

Tambien te puede interesar

Mu y Delta: las variantes de Covid-19 que mantienen en alerta al mundo

ydrosalva

“Me mandé un moco”: la insólita confesión del joven femicida delatado por su propia madre

ydrosalva

Cuáles son los beneficios de la manzanilla para la salud del hígado

ydrosalva

Ad Blocker Detected!

Por favor deshabilite el Ad Blocker para ver esta noticia, gracias a la publicidad mostrada en nuestro portal, podemos seguir trabajando.

Refresh