Estilo de vida

Entrenarse para ser feliz es posible: las 4 claves del método científico para lograrlo

Investigadores de la Universidad de California en Berkeley detallaron los pasos a seguir para “capacitarse” y potenciar el bienestar personal

Para asimilar lo bueno es necesaria la internalización deliberada de experiencias positivas en la memoria implícita (Getty Images)Para asimilar lo bueno es necesaria la internalización deliberada de experiencias positivas en la memoria implícita (Getty Images)

¿Se puede aprender a ser más feliz? Según los científicos de la Universidad de California en Berkeley, Estados Unidos, es posible aprender cómo activar los recursos psicológicos para alcanzar la felicidad plena.

La idea fundamental detrás este método se basa en que al aprender a disfrutar las experiencias positivas, y vivenciarlas de una manera consciente, toda persona puede prologar su efecto en el bienestar y, a la vez, desarrollar un mayor sentido de resiliencia y autoestima.

Para llevar a cabo esta técnica, es fundamental el concepto de neuroplasticidad autodirigida, un termino acuñado por Rick Hanson, psicólogo, miembro principal del Greater Good Science Center de UC Berkeley y autor del libro Hardwiring Happiness (El cableado de la felicidad).

Publicidad

La neuroplasticidad autodirigida se manifiesta cuando una persona reconecta intencionalmente su cerebro para crear hábitos positivos. Para hacerlo, es necesario practicar la reflexión activa.

Para potenciar las buenas experiencias no es necesario negar las situaciones poco agradables (iStock)
Para potenciar las buenas experiencias no es necesario negar las situaciones poco agradables (iStock)

Para refutar la idea de que las personas nacen optimistas o no lo son, el equipo de investigación de UC Berkeley propone que es posible fortalecer la capacidad de las personas para aprovechar al máximo las experiencias positivas a través de la capacitación.

En la búsqueda de capacitar a los demás para lograr y mantener la felicidad, Hanson describió en su libro el método HEAL (sanar), que consiste en cuatro etapas para aceptar y potenciar lo bueno.

Este enfoque reúne sistemáticamente los factores de compromiso individual que ya existen en muchas formas de psicoterapia y programas de crecimiento personal que pueden ayudar a las personas a convertirse en individuos activos y construir recursos internos duraderos para alcanzar la felicidad.

El método para aceptar lo bueno

1 – Vivenciar la experiencia agradable

Esto consiste en atravesar efectivamente la experiencia o evocarla mentalmente, como pensar en alguien que se preocupa por uno.

2 – Enriquecer la experiencia

Para alcanzar la felicidad, la neuroplasticidad autodirigida es clave. Es la capacidad de reconectar intencionalmente el cerebro para crear hábitos positivos (Getty)Para alcanzar la felicidad, la neuroplasticidad autodirigida es clave. Es la capacidad de reconectar intencionalmente el cerebro para crear hábitos positivos (Getty)

Para que la vivencia sea más enriquecedora hay que seguir los siguientes pasos:

– Hacer que la experiencia sea lo más duradera posible, esto implica mantenerla activa en la conciencia una vez que haya concluido

– Intensificar la experiencia a través de la “regulación ascendente” de la emociones o reviviendo las partes que nos hacen sentir bien

– Resignificar la experiencia y hacerla novedosa al incluir un pensamiento nuevo

3 – Absorber la experiencia

– Esforzarse de manera voluntaria para internalizar la experiencia positiva

– Dirigir la atención hacia el estado emocional personal y tomar conciencia de él

– Destacar el valor de la recompensa de la experiencia

4 – Vincular los aspectos positivos y los negativos

Es necesario concentrarse en el aspecto positivo de las situaciones, aunque uno tenga la conciencia de los aspectos negativos o traumáticos de cada experiencia. Esto abarca a una gran lista: desde dificultades en el trabajo, una separación amorosa o la pérdida de un familiar o amigo cercano.

Para examinar el modelo HEAL mediante pruebas empíricas, el equipo de investigación de UC Berkeley reclutó a 46 adultos. Los participantes tenían una edad promedio de 55 años y el 84% eran mujeres.

En cuanto a los hombres, su motivación para realizar una dieta era baja independientemente del atractivo de ellos o de sus esposas (iStock)En cuanto a los hombres, su motivación para realizar una dieta era baja independientemente del atractivo de ellos o de sus esposas (iStock)

Los voluntarios participaron de un curso de dos meses de duración, el método consistió en una evaluación previa y posterior del efecto del curso en a través de 21 conceptos de autoinforme, comparando el grupo de tratamiento con un grupo de tratamiento de control en lista de espera.

El término “paranoia del tigre de papel“ es uno de los instrumentos que Hanson utilizó para demostrar cómo las personas a menudo usan un » sesgo de negatividad » para evaluar lo peor de una situación.

“Pensar que hay un tigre real cuando solo hay uno de papel, o uno bebé, o uno encerrado de manera segura, o uno con el que podrías lidiar fácilmente”, planteaba la capacitación con el objetivo de enseñar a las personas a pasar de lo negativo a lo positivo, una pieza crucial del método HEAL.

En cuanto a los hallazgos, los participantes del curso tuvieron resultados significativos después de dos meses. Esto incluyó tres escalas de recursos cognitivos: creencias de disfrute, autocompasión y regulación emocional a través de la reevaluación. Dentro de las escalas de emociones positivas, el curso tuvo efectos favorables en las medidas de alegría y satisfacción.

Infobae

Tambien te puede interesar

El desamor en tiempos de las redes sociales: cómo se relaciona el “ghosting” con la salud mental

Yacuiba Digital

El estrés y los miedos también pueden causar mareos

Yacuiba Digital

Un té para cada situación

Yacuiba Digital