Regionales

En Tarija empresarios y analistas ven todavía lejos la reactivación económica

La dependencia del gas es observada en la economía tarijeña /Foto: AFP
La dependencia del gas es observada en la economía tarijeña /Foto: AFP

En el departamento los expertos consideran que aún no se están dadas la condiciones para una reactivación económica. El Gobierno tiene otra lectura del tema

Tarija volvió a cerrar en 2022 con un crecimiento negativo debido a que persiste la crisis y la reactivación económica solo quedó en buenas intenciones.

En las calles predominan la desocupación laboral y el comercio informal que aumentó a causa del contrabando que sigue siendo una competencia desleal para la producción local.

A esto se suman la constante migración de jóvenes profesionales al interior y exterior del país por falta de empleos.

“No existe reactivación económica porque no se implementó ningún plan, programa o estrategia específicamente orientada hacia ese tema”, afirmó el presidente de la Cámara de Industria, Comercio y Servicios de Tarija (Caincotar), Joel Vargas.

Publicidad

El ejecutivo lamentó que la economía tarijeña vuelva a cerrar este año con un crecimiento negativo debido a una crisis que lleva más de seis años.

La gerente propietaria de Bodegas “La Tradición”, Mary Tárraga, coincide con el titular de Caincotar, al decir que no se siente la reactivación económica porque sigue habiendo desempleo, hay más comerciantes informales en las calles, ausencia de circulante y persiste el contrabando de productos, principalmente de Argentina.

El analista y economista, Víctor Hugo Figueroa, señaló que aún no están dadas las condiciones para hablar de la reactivación económica en el departamento de Tarija y a lo sumo se produjo una leve recuperación debido a que ya no están vigentes las medidas de restricción sanitaria por la pandemia.

El gerente de Importadora El Círculo, Gerardo Aparicio, aseveró que el año que recién acaba de concluir no se pudo apreciar una recuperación de la economía tarijeña y por el contrario el empresariado debe convivir con la depresión económica por la carencia del activo circulante (dinero).

Añadió que las empresas e industrias en Tarija deben lidiar con la falta de flujo económico a causa de la ausencia de inversiones, la falta de condiciones para llevar adelante sus actividades con éxito y el contrabando que golpea con dureza y afecta al sector legalmente establecido.

La postura del Gobierno

Sobre el tema, Luis Arce, presidente del país, sostuvo que a consecuencia de la pandemia del Covid-19 y las malas políticas económicas del gobierno de Jeanine Áñez, el Producto Interno Brutos (PIB) de Tarija cayó en -11% en 2020, pero como resultado de la retoma del Modelo Económico Social Comunitario Productivo el 2021 la economía creció en 2,5%, “una cifra alentadora, pero no la que necesita Tarija para poder salir adelante”.

El jefe de Estado remarcó que las exportaciones, entre septiembre de 2021 a septiembre de 2022, crecieron un 32%; a octubre de 2022, las regalías crecieron un 17% en comparación a la pasada gestión; entre octubre de 2021 a octubre de 2022, los depósitos en la banca subieron en un 10%; entre octubre de 2021 a octubre de 2022, los créditos de vivienda ascendieron en un 8% y entre octubre de 2021 a octubre de 2022, los créditos productivos crecieron un 12%.

“Nuestro Modelo Económico Social Comunitario Productivo está mostrando resultados, pese al contexto internacional tan desfavorable, donde tenemos inflaciones muy elevadas”, dijo Arce.

El Deber

Te puede interesar