Nacionales

BCB afirma que el 2019 y 2020 hubo retiro de capitales extranjeros, situación que se revirtió el 2021

BCB afirma que el 2019 y 2020 hubo retiro de capitales extranjeros, situación que se revirtió el 2021

Brújula Digital
Luego de dos gestiones en las que se registraron retiros de capitales, en 2021 Bolivia tuvo un ingreso por Inversión Extranjera Directa (IED) de $us594 millones y, en términos brutos, la IED alcanzó a $us1.048 millones, lo cual mostró una mejora significativa en relación a 2019 y 2020, señala parte del informe del Banco Central de Bolivia (BCB). 
El BCB publicó el “Reporte de Capital Privado Extranjero en Bolivia – Gestión 2021” que muestra que la economía boliviana fue receptora neta de capitales externos, reflejando la recuperación de la confianza de los inversionistas extranjeros en el país.


“Los datos confirman que los inversionistas extranjeros recuperaron la confianza en el país producto de la implementación de políticas económicas y sociales que permitieron reactivar la producción de diversos sectores y la generación de ingresos para el país”, señala el boletín. 
Por actividad económica, los flujos de la IED se dirigieron en gran parte al sector de la industria manufacturera (36%), una de las mayores fuentes de empleo en el país; del mismo modo, en minería se destinó otro porcentaje (28%) e hidrocarburos (18%), estos dos últimos del sector extractivista.
Según el reporte del BCB, la industria manufacturera, la minería e hidrocarburos se constituyeron en los sectores estratégicos generadores de excedentes.

El Reporte de Capital Privado Extranjero en Bolivia – Gestión 2021 también muestra el desempeño de los flujos de IED en el mundo y la región, donde se destaca la recuperación de Bolivia en relación a los países vecinos, al pasar de una cifra negativa, de -3,1% respecto del PIB nacional, a una positiva de 1,5%.
“Cabe señalar que, en 2020, todos los países registraron flujos positivos de IED a pesar de la pandemia con excepción de Bolivia, que fue el único país que registró una cifra negativa debido a la inestabilidad política y la mala administración”, sostiene el documento.

Publicidad


Los meses de octubre y noviembre  de 2019 estuvieron marcados por un clima político y social convulsionado por protestas nacionales generadas tras conocerse el informe oficial de la Organización de Estados Americanos (OEA) que confirmaba el fraude electoral promovido por el partido de Gobierno, que buscaba un cuarto mandato del expresidente Evo Morales; seguido de un vacío de poder en el Ejecutivo tras la renuncia del Presidente y 
Vicepresidente y la salida de ambos del país.La crisis se profundizó con las renuncias de presidentes y primeros vicepresidentes de ambas cámaras del Legislativo, que derivó en la asunción de la senadora de oposición, Jeanine Áñez como presidenta transitoria, en medio de cuestionamientos de legalidad y constitucionalidad. Su tarea fue de pacificar al país y llamar a nuevas elecciones generales. 


Sin embargo, Áñez terminó postulándose como candidata a la presidencia. Hoy, cuenta con una sentencia en su contra en la vía ordinaria por el denominado juicio: «Golpe II» que la condena a diez años de presidio por los presuntos delitos de incumplimiento de deberes y resoluciones contrarias a la Constitución y las leyes, fallo cuestionado por organismos internacionales que advierten la injerencia política y la falta de independencia judicial para garantizar un juicio justo a la expresidenta interina.

Tambien te puede interesar

Empresarios cargan al Gobierno las secuelas de un incremento salarial

Yacuiba Digital

Municipios con más vacunados estarán protegidos en Carnaval

Yacuiba Digital

Por corrupción y chicanerías, justicia da libertad a feminicidas y violadores

Yacuiba Digital