Mundo

A 80 años de la creación de las cámaras de gas: el nazi más vil, alcohol para los verdugos y la fábrica de matar

En junio de 1942 comenzaron a funcionar a pleno en los distintos campos de exterminio nazis. Su función: matar de manera masiva. Cómo motivaban a los soldados para convertirse en máquinas deshumanizadas. La competencia entre Rudolf Höss y de Odilo Globocnik en sus carreras criminales

La cámara de gas del campo de exterminio de Majdanek. La creación de las cámaras de gas fue un proceso. Los nazis fueron probando distintos métodos criminales hasta llegar a este, terrible, masivo y definitivo.La cámara de gas del campo de exterminio de Majdanek. La creación de las cámaras de gas fue un proceso. Los nazis fueron probando distintos métodos criminales hasta llegar a este, terrible, masivo y definitivo.

Ochenta años atrás, la fábrica de asesinar más enorme y cruel creada por el hombre funcionaba a plena capacidad. Para junio de 1942, los nazis pusieron en marcha en diversos campos de concentración y de exterminio las cámaras de gas, el método definitivo y masivo para matar a millones de personas, que venían desarrollando desde hacía unos meses. Hasta ese momento, habían estado buscando un sistema eficaz que les permitiera conseguir sus fines criminales.

Las primeras matanzas masivas de prisioneros las ejecutaron verdugos que disparaban en la nuca de las víctimas. Soviéticos, judíos y enfermos e inválidos caían en grandes fosas o se apilaban formando montañas de cadáveres. Los jefes nazis provocaban a sus subordinados. Hacían pasar vergüenza a los timoratos y castigaban con severidad a los que no se mostraban dispuestos a asesinar con premura. Algunos se comparaban con otros batallones y entablaban carreras homicidas para motivarlos. Jugaban por el cetro de quién era el que mataba más gente.

Las víctimas eran cada vez más numerosas. Día a día llegaban nuevas delegaciones de detenidos que serían ultimados. Muy rápidamente el sistema de los disparos a quemarropa se mostró poco práctico.

Publicidad

Varios de los soldados de las SS estaban dispuestos a continuar con la tarea. Eran robots deshumanizados e interpretaban cualquier acción como si se tratara de un valeroso y justo accionar de guerra, una medida más para eliminar a los bolcheviques y judíos (o, mejor aún, a los que reunían las dos condiciones). Esa era su labor sin importar los métodos. Los habían convencido de que eso era lo que su patria necesitaba de ellos.

Había también, en esos primeros tiempos de la masacre, algo de competencia de testosterona, de quien era el que mataba más, el que soportaba mejor el trabajo. Una prueba de carácter, un certamen atroz. El más impiadoso era el que más felicitaciones recibía de sus jefes y más admiración cosechaba entre sus pares. Los comandantes también crearon un sistema de beneficios para motivarlos. Hasta propiciaban que se profanaran los cadáveres o se incurriera en la burla y el humor negro para que intentaran olvidar la calidad de individuos de las víctimas.

La propaganda nazi machacaba con los crímenes atroces de los soviéticos y de cómo trataban a los soldados alemanes tras el comienzo de la Operación Barbarroja. Los integrantes de las SS sentían, según afirma Nikolaus Waschman en su monumental KL. Una historia de los Campos de Concentración, “que la cúpula nazi les había confiado una misión de tal envergadura que debía colmar de orgullo y de sentido del deber a los asesinos”.

Rudolf Hoss fue el comandante de Auschwitz. el que puso en marcha la fábrica de muerte más terrible de la historiaRudolf Hoss fue el comandante de Auschwitz. el que puso en marcha la fábrica de muerte más terrible de la historia

El principio que regía la participación era inverso al que se impuso luego con las cámaras de gas y los Sonderkommandos, un grupo limitado de prisioneros que ejecutaban esas tareas. En los fusilamientos masivos la idea era que estuvieran involucrados la mayor cantidad de efectivos posibles, de cualquier rango, para convencerlos de que era una tarea de todos y necesaria. Los jefes, con frecuencia, eran los que daban los disparos iniciales para que cundiera el ejemplo.

Casi nadie se negaba a intervenir. Una excepción, uno de los pocos con el coraje para decir no, fue Karl Minderlein, un comandante de Dachau que estaba allí desde 1933 y se negó a participar de las matanzas. Discutió con sus superiores, desobedeció órdenes directos hasta que fue confinado varios meses en aislamiento absoluto. Luego fue enviado a una colonia penal hasta el fin de la guerra.

La demonización y deshumanización del enemigo y de sus víctimas trajo otros inconvenientes. Como los judíos y los soviéticos eran los causantes de todos los males, los soldados estaban convencidos que se podían contagiar enfermedades terribles al estar en contacto con ellos. Eso desató una ola de terror entre las tropas. Muchos usaban precarios trajes protectores y máscaras de celofán. El mal estado de los prisioneros, el hacinamiento y los cadáveres expuestos y amontonados confirmaron esos temores y se propagaron varios males. El tifus se cobró muchas vidas.

Ese festival sangriento e inclemente, como no podía ser de otra manera, afectó el ánimo de muchos. El atajo más sencillo fue el del alcohol. Tomar para olvidarse, tomar para encontrar coraje, para afrontar lo imposible. Pero si en los primeros días, el alcohol permitió que a la jornada siguiente los verdugos estuvieron disparando contra las nucas de los indefensos, muy poco después fue causal de estragos varios. Peleas permanentes, colapsos, insubordinación (porque libera los frenos inhibitorios para todo). El alcohol hacía emerger la violencia y escondía los escrúpulos para todas las actividades.

Los verdugos eran gratificados con beneficios varios. Salidas, pagos extras, banquetes. Himmler en persona se encargaba de distribuir estos premios. A algunos hasta les tocaron unas vacaciones, siempre en grupo, en Italia. Los verdugos borrachos completamente destrozaron hoteles, provocaron peleas y hasta cometieron varios asesinatos. Debieron regresar a los campos.

Estas masacres cotidianas empezaron a hacer mella en los soldados. Estaban los atormentados, los que vivían borrachos para poder soportar ese festival de muerte y, también los que habían perdido toda noción moral y que ya no conocían límites volviéndose inmanejables. Por otra parte se les sumaba un problema logístico: el número de sus víctimas crecía día a día. No daban abasto para cavar fosas comunes, para volver a tapar con tierra los cuerpos que por la liberación de gases volvían a emerger a la superficie o para cremarlos en inmensas fogatas. Lo primero que mandaron a construir fueron vastos crematorios.

El Crematorio III de Auschwitz. Los cuerpos eran transportados desde elevadores desde la cámara de gas. Los crematorios en los campos de concentración fueron anteriores a las cámaras de gas (Galerie Bilderwelt/Getty Images)El Crematorio III de Auschwitz. Los cuerpos eran transportados desde elevadores desde la cámara de gas. Los crematorios en los campos de concentración fueron anteriores a las cámaras de gas (Galerie Bilderwelt/Getty Images)

Para no terminar de desmoronar a sus hombres y para poder cumplir con la misión encomendada de exterminar el mayor número de personas posibles debían concebir otros métodos de aniquilamiento.

Probaron con los camiones sellados, con el monóxido de carbono y con otros gases letales que mataban a los prisioneros de manera bastante veloz y sin que hubiera que dispararle uno por uno. Pero esas matanzas todavía no eran lo suficientemente masivas.

A fines de 1941 se probó en Auschwitz un sistema con el que ya otros lagers estaban experimentando. Se arrastró a varios comisarios soviéticos recién llegados hasta el Bloque 11, un lugar alejado de las barracas principales, para evitar que el resto de los prisioneros y muchos de los soldados fueran testigos de lo que iba a ocurrir. Se los hizo entrar en un bunker sellado (puertas cerrados herméticamente y ventanas tapiadas con cemento y ladrillo) y se lanzó ácido prúsico, el Zyklon B, que hasta ese momento se utilizaba para fumigar plagas en grandes construcciones.

El operativo estuvo a cargo de Karl Fritzsch, que durante años se vanaglorió de ser el inventor de las cámaras de gas, aunque todo indica que ni siquiera tuvo ese infame mérito porque él sólo fue el ejecutor.

El bunker, que estaba en un sótano del Bloque 11, fue llenado de soviéticos y de enfermos con escasa o nula movilidad. Casi no quedaba lugar. De pronto se liberó el gas. Pese al hermetismo del lugar desde afuera se escucharon los gritos desesperados de los que estaba muriendo asfixiados por el veneno. El gas los destruía por dentro.

La prueba había sido un éxito. Habían matado en pocos minutos a centenares sin que ningún soldado hubiera oficiado de verdugo directo.

Cuando abrieron el bunker, dotados de máscaras antigas, el espectáculo era horroroso. Pero poco después se convertiría en una imagen cotidiana. “Las víctimas se habían mordido y arañado entre ellos en ataques de locura y desesperación. Era espeluznante. Yo había visto muchas escenas macabras en el campo pero todos esos hombres asesinados de esa manera… me mareé y me puse a vomitar”, contó mucho después el polaco Adam Zacharski, un testigo de ese momento tal como consigna Wachsmann en su obra.

Civiles alemanes son llevados a Auschwitz luego de su liberación para que fueron testigos del estado en que se encontraba y para que vieran a los pocos sobrevivientes y a los miles de cadáveres (Photo by © Hulton-Deutsch Collection/CORBIS/Corbis via Getty Images)Civiles alemanes son llevados a Auschwitz luego de su liberación para que fueron testigos del estado en que se encontraba y para que vieran a los pocos sobrevivientes y a los miles de cadáveres (Photo by © Hulton-Deutsch Collection/CORBIS/Corbis via Getty Images)

Rudolf Hossel comandante del campo, estaba muy orgulloso de su obra. Escribió a sus superiores que había matado a centenares de manera muy veloz y sin derramar una gota de sangre ni disparar ni un tiro.

Lo que no contó es que todavía debían solucionar algunos problemas prácticos. El Bloque 11 quedaba demasiado lejos de los crematorios. El traslado de tantos cuerpos era una tarea muy pesada y además alteraba el ánimo de todo el resto del campo. Ver pasar los camiones y carros cargados de cadáveres podía de sobre aviso a los prisioneros y afectaba a los soldados.

Por otra parte ventilar el bunker subterráneo llevaba demasiadas horas.

Por estos motivos se pensó en las cámaras de gas. Cercanas al crematorio, amplias y con un sistema de ventilación que permitiera desalojarlas y volverlas a llenar con velocidad. La fábrica de muerte. Cómo esto no bastó se creó Birkenau, un campo de exterminio dentro de Auschwitz que se cobró cientos de miles de víctimas. Y cuyo único fin era exterminar a los prisioneros judíos que arribaban de toda Europa.

Hoss y los comandantes nazis crearon algo más: un cuerpo de prisioneros que se encargarían de todas las tareas sólo supervisados por los nazis. Los Sonderkommandos debían hacer entrar a la gente a las cámaras, separar sus ropas y bienes, desalojar los cadáveres y luego cremarlos.

Además de Höss hay otra persona que tuvo gran participación en esta historia. Alguien lo definió como “la persona más vil de la organización más vil que alguna vez existió”. Un ser despreciable, con una avidez única por matar. Un apetito asesino inagotable. Odilo Globocnik se vanagloriaba de ser el nazi que más judíos había eliminado. Él fue el que se encargó de la construcción y funcionamiento de los campos de exterminio. De Belzec, Sobibor y Treblinka.

La Shoah tuvo diferentes etapas. En cada una de ellas, los nazis fueron dando mayor complejidad y eficacia a su vocación asesina. No fue, como ya se vio, que de pronto decidieron construir campos para eliminar a todos los integrantes de un grupo étnico. La decisión aniquiladora existía desde antes y sólo se fue profundizando y expandiendo con el correr del tiempo. Pero la manera de poner en práctica ese esquema genocida fue variando.

Ante cada gran matanza surgían problemas logísticos y de moral de los soldados que cometían los crímenes. Las autoridades fueron pensando esquemas que volvieran más eficaces esos engranajes del terror.

El proceso del Holocausto no fue unívoco; fue largo y complejo. No sucedió, cómo algunos creen, que un día Hitler se despertó decidido y dio la orden de matar a cada integrante de diversos grupos étnicos y se puso en marcha el plan. Tuvo varias etapas. Las grandes y sistematizadas matanzas de los últimos años de la Segunda Guerra habían empezado mucho antes, con políticas que se radicalizaban cada vez más, con acciones cada vez más sanguinarias, arbitrarias y radicales. Cuando se abrieron los campos de exterminio manejados por Globocnik ya habían sido asesinados más de 600.000 judíos de Europa Oriental.

Odilo Globocnik se vanagloriaba de haber creado varios campos de exterminio. Competía con Rudolf Hóss, en una carrera asesina, por ver quién mataba más prisionerosOdilo Globocnik se vanagloriaba de haber creado varios campos de exterminio. Competía con Rudolf Hóss, en una carrera asesina, por ver quién mataba más prisioneros

Auschwitz era un campo de trabajo esclavo, un campo de concentración que con el agregado de Treblinka se convirtió en uno de exterminio. Pero esa naturaleza mixta hacía que su funcionamiento fuera diferente. Höss y Globocnik peleaban públicamente ante sus superiores para llevarse el mérito de quien era el que más gente asesinaba. Se acusaban mutuamente de ineficaces y desprolijos. Höss intentó que le impusieran a su rival el uso de Zyklon B, el gas con el que mataban en las cámaras de Auschwitz. Pero Globocnik seguía prefiriendo el monóxido de carbono.

Globocnik llegó a ordenar la destrucción de los guetos polacos para tener más gente a la que asesinar. Y aventajar a Höss en esa descontrolada carrera asesina.

En los últimos meses de la guerra cuando el destino de la contienda parecía sellado, Himmler y otros líderes ordenaron borrar las pruebas del Holocausto. Se demolieron los campos de exterminio, hicieron desaparecer los rastros de las cámaras de gas e intentaron trasladar a los prisioneros que habían sobrevivido antes de la llegada de los Aliados. Eso dio origen a otra matanza, la Marchas de la Muerte. De todas maneras, muchos se quedaron en los campos imposibilitados de moverse, demasiado debilitados. Cuando los soldados vencedores los encontraron (y también a las pilas de cadáveres), el estado deplorable en el que se encontraban les causó una enorme impresión. No podían creer, ellos que venían curtidos de meses de batallas encarnizadas, de estar habituados a lidiar con el dolor y la muerte, no podían creer que fuera posible llegar a tales niveles de inhumanidad.

Los intentos nazis por esconder los millones de asesinatos fueron infructuosos. Era imposible tapar tanto horror.

Infobae

Tambien te puede interesar

Congreso aprobó el proyecto ley para extender plazo a bachillerato automático hasta el 2023

Yacuiba Digital

Botiquín anti COVID: lo que no puede faltar en caso de contraer la enfermedad

Yacuiba Digital

OMS urge acción para la salud mental porque «el sufrimiento es enorme»

Yacuiba Digital